Tuesday, April 22, 2008

El divino deseo


Palabras

Por Carlos Balaguer
Lunes, 21 de Abril de 2008

Para que haya creación debe haber deseo. La maravilla del universo, por tanto, fue creada por el divino deseo. Y cada hombre y cada mujer, vinieron dotados de ese mismo fuego divino. Así el Creador nos dio un cuerpo maravilloso para que conociéramos la dicha del deseo; de su mismo celeste y eterno deseo. Nos dio un corazón para vivir el amor. Unos ojos para ver sus amaneceres y sus lunas mágicas. La voz para pronunciar su nombre universal. Dos manos para crear como él nuestra humilde obra de arte en el barro.
Para empezar a andar, tiene que haber en nosotros deseo, meta, esperanza, afán y razón de vivir. Si no hay deseo el humano no escribe sus caminos. Es la magia del deseo la que hace que al final del sendero nos encontremos con la dicha y el tenue resplandor del imposible.

Como a Fausto, la codicia condena al hombre al infierno. Y Fausto pidió muchos deseos al genio de la pasión, que lo condujo al sufrimiento. Después --en su celda oscura-- tuvo que llegar el amor en Margarita --el ángel mensajero-- a salvarlo de las llamas. Cuando al fondo del dolor invocó al genio de su alma maravillosa, éste se le manifestó, liberándolo del tormento y dándole la dicha, tal vez inmerecida…(

1 comment:

Alecita said...

A mi me encantaba cuando era adolescente, recortar los articulos de Carlos Balaguer y pegarlos en un cuaderno, son muy preciosas las cosas que escribe.


Saludos, y gracias por pasar por mi blog.